En el marco de las actividades culturales que viene desplegando la Asamblea Amistosa Literaria de Novelda, para resaltar la figura del ilustre sabio y marino noveldense Jorge Juan y Santacilia y fomentar y estrechar relaciones culturales que finalmente pudieran culminar con el hermanamiento de las ciudades de Cartagena y Novelda, el pasado sábado 22 de septiembre de 2018, un nutrido grupo de asambleístas visitó la ciudad de Cartagena tan ligada al ilustre marino noveldense.

Se visitaron las instalaciones del Arsenal de Cartagena donde los miembros de la Asamblea y acompañantes fueron recibidos por el Vicealmirante Jefe del Arsenal, el Excmo. Sr. D. Aniceto Rosique Nieto que mostró y explicó personalmente el centro logístico y administrativo del Arsenal Militar, realizándose la fotografía de familia ante el busto del ilustre marino Jorge Juan que se levanta en los jardines de la Cas del Almirante. La Asamblea Amistosa Literaria de Novelda agradeció las atenciones recibidas haciéndole entrega de las publicaciones editadas por la misma y el busto de Jorge Juan, obra de la asambleísta y artista noveldense Alicia Boyer. El investigador, escritor y asambleísta, David Casado, también hizo entrega al vicealmirante de dos de sus libros editados para que formaran parte de la biblioteca de la institución militar.

         

    

 

A continuación, don Francisco Fernández Egea, alférez de navío con amplia experiencia en barcos de guerra y submarinos y don Francisco Ballester voluntario cultural mayor del Arsenal guiaron al grupo por las distintas instalaciones ilustrándoles sobre el cometido de los distintos edificios que formaban el complejo militar, su historia y la importancia de los navíos atracados en las aguas de las dársenas y diques: corbetas, dragaminas y submarinos, respondiendo a cuantas preguntas iban surgiendo tras sus precisas explicaciones. Acaba la visita al Arsenal, el grupo se trasladó hasta el Museo Naval, donde don Serafín Piñeiro Rodríguez, que fue comandante del patrullero “Alcanada” y del dragaminas “Duero” y Jefe de Seguridad Operativa en el Estado Mayor de la Armada y Jefe de Inteligencia del Estado Mayor de la Zona Marítima del Mediterráneo, condecorado con tres Cruces al Mérito Naval con distintivo blanco y la Cruz de la Orden de San Hermenegildo, les guió por distintas salas del museo explicando pormenorizadamente, ante las distintas reproducciones de los navíos de diferentes épocas, el avance y la evolución en España en materia marítima, el funcionamiento de las minas en el mar y la forma de detectarlas y desactivarlas, así como otras muchas curiosidades que se ofrecían a los visitantes desde las múltiples salas y vitrinas: armamento, utillaje sanitario, uniformes, etc., acabando la visita en la sala dedicada al submarino y su inventor, Isaac Peral.

                                  

                     

Antes de la comida que tuvo lugar en la terraza exterior cubierta de “La Tapería-Casa Tomás”, restaurante ubicado dentro del antiguo recinto del Real Parque de Artillería de Cartagena, en la parte donada a la ciudad, se visitó la Basílica Menor de Nuestra Señora de la Caridad. Santuario de la Patrona de Cartagena por devoción popular.

      

Por la tarde, los asambleístas noveldenses, a los que se sumó el alcalde de Novelda, don Armando Esteve López, acudieron al Palacio Consistorial donde fueron recibidos por el Teniente de Alcalde y Concejal del Área de Cultura, Educación y Juventud y Patrimonio Arqueológico del Excmo. Ayuntamiento de Cartagena, don David Martínez Noguera, que dio la bienvenida al grupo, exaltando la figura de Jorge Juan y su implicación con la ciudad de Cartagena y deseó que la actividad cultural que se estaba desarrollando fructificara en un estrechamiento e intercambio cultural entre ambas ciudades unidas por la historia, la figura de Jorge Juan y la de doña Antonia Navarro (La Pixoxa) que siendo la primera accionista del Banco de Cartagena favoreció la expansión económica de la ciudad a principios del siglo XX y del modernismo, a través de singulares edificios.

En su turno de palabra el alcalde de Novelda agradeció el cálido recibimiento recibido y apostó por seguir trabajando ambos ayuntamientos en el proyecto de hermanamiento surgido por iniciativa de la Asamblea Amistosa Literaria, con la seguridad de que el mismo favorecería las relaciones de todo tipo entre ambas ciudades.

Finalizados los discursos, el alcalde de Novelda  hizo entrega a la autoridad cartagenera de varios libros sobre Jorge Juan y el presidente de la Asamblea Amistosa Literaria de Novelda, le obsequió con el busto del ilustre marino, obra de la artista noveldense y asambleísta, Alicia Boyer,  las últimas publicaciones editadas por la Asamblea y un abanico con el país decorado con alegorías sobre Jorge Juan para que lo hiciera llegar a la alcaldesa de la población.

         

Acto seguido, en tanto los asambleístas recorrían el Palacio Consistorial guiados por uno de los cronistas de Cartagena, Luis Miguel Pérez Adán, ambas autoridades, acompañadas por el archivero noveldense José Luis Pellín, por Vicente Baus Berenguer, presidente de la Asamblea Amistosa Literaria de Novelda y por el secretario de la misma, Augusto Beltrá, se reunieron en privado en una de las dependencias del palacio.

  

Finalizada la visita, el grupo se dirigió de nuevo al Arsenal para coger el autobús que les condujo de regreso a Novelda.

ARSENAL DE CARTAGENA

La Historia Reciente del Arsenal de Cartagena, se inicia en el año 1726, bajo el reinado de Felipe V, cuando se replantea la organización de la defensa naval española y se determinan la división del litoral en tres zonas marítimas apoyadas por sus respectivos Arsenales.

El 20 de febrero de 1731, durante el reinado de Felipe V, siendo Ministro de Marina el Marqués de la Ensenada, se iniciaron las obras de construcción del Arsenal de Cartagena, constituyéndose esta ciudad en cabecera del departamento marítimo de Levante. La dirección de los trabajos se encomendó al Ingeniero militar Sebastián Feringán y Cortés.

El lugar elegido para asentamiento del Arsenal fue la desembocadura del aliviadero de aguas pluviales conocido como “Rambla de Benipila”, al que fue necesario desviar, dándolo al mar por la Algameca Chica, mediante la construcción de un canal de 1700 metros de longitud por 65 metros de anchura.

El 16 de agosto de 1750, llega a Cartagena Jorge Juan, para convencer a Feringán de que incluya dos diques en su proyecto. Feringán pone manos a la obra y construye dos diques secos en el lado norte de la dársena: uno para baxeles de mayor porte y otro para los de menor desplazamiento, y una poza para las bombas que han de servir para su achique. Estos diques secos, grande y chico, se terminaron en 1756 y 1757, respectivamente. Son los primeros que se construyen en el Mediterráneo.

El ministro Arriaga encarga a Jorge Juan la construcción de bombas de fuego, que puedan efectuar la maniobra de achique de diques que venían realizando manualmente los penados. Jorge Juan muere el 21 de julio de 1773 cuando está finalizando su construcción. El Teniente de Navío Julián Sánchez Bort es enviado a Cartagena para proceder a la finalización de la instalación de las bombas, que quedan instaladas en 1774. Cada bomba realizará el trabajo de 330 hombres.

La infraestructura básica del proyecto quedó terminada en enero de 1782, bajo el reinado de Carlos III, costó 112 millones de reales de vellón, con 9200 días laborables y aproximadamente 12 millones y medio de jornales. Muelles, almacenes de madera y aparejos, talleres de arboladura y fabricación de jarcia, cuarteles para presidiarios y forzados a galeras, tres gradas y dos diques secos, configuraron los servicios imprescindibles, dispuestos para atender las necesidades de la Armada.

BASÍLICA MENOR DE NUESTRA SEÑORA DE LA CARIDAD

Santuario de la Patrona de Cartagena

El templo de estilo neoclásico fue realizado entre 1890 y septiembre de 1893, y diseñado por el ingeniero Tomás Tallare. La fachada presenta tres ejes sobre un gran basamento, pilastras compuestas y un entablamento liso, así como un frontón curvo sobre el paño central. Pero lo más singular de esta construcción es sin duda la planta y cúpula con estructura interna metálica. En la decoración interior destacan la pinturas del pintor hispano-cubano Manuel Wssel de Guimbarda. La imagen de La Caridad es obra del escultor Giácomo Colombo y fue adquirida en Nápoles en 1723 por Francisco Irsino, hermano de la Junta del Sto. Real Hospital de Caridad fundado en 1693.

PALACIO CONSISTORIAL

 

El Palacio Consistorial es uno de los principales edificios modernistas de la ciudad de Cartagena. Construido sobre el solar del antiguo edificio de la casa consistorial, del siglo XVI, en 1900 comenzaron las obras que finalizarían en 1907.

El edificio es de planta triangular. La fachada está realizada completamente en mármol blanco, y destacan en el tejado las cúpulas de zinc. Todo el exterior está decorado repetidas veces con los emblemas de la ciudad: el castillo de la Concepción del escudo de la ciudad, y la corona mural, concedida por el general romano Escipión el Africano cuando tomó la ciudad de Carthago Nova.

En su interior destaca la gran escalera imperial en torno a la que se encuentran diversas dependencias municipales como el salón de plenos y el despacho del alcalde. Son reseñables las obras de fundición en columnas y lámparas y la colección de cuadros de personajes ilustres de la ciudad desde el siglo XVIII.